El ayuntamiento de Madrid, ha decidido gastar 15 millones euros de los impuestos de los madrileños, en la construcción de un parking subterráneo de cuatro plantas en el entorno de tres Olivos. La parcela en cuestión es una zona verde junto a numerosas viviendas y un entorno que ya está muy colapsado por la circulación, lo que añadirá aún más problemas. Vecinos y vecinas del barrio de Tres Olivos, se han organizado con la ayuda de las asociaciones vecinales de Montecarmelo, Barrio de Montecarmelo, Las Tablas y Arroyo del Fresno.

El ayuntamiento de Madrid, utilizando la Pandemia aprobó en Mayo de 2020 y fuera del programa de parkings disuasorios, este nuevo parking, sin informe alguno sobre la idoneidad de la medida, asignando un presupuesto de 15 millones de Euros, en un barrio, el de Tres Olivos que carece de espacios públicos, como viene ocurriendo en las Tablas y los nuevos barrios del Norte. Esta medida, sin consulta a los vecinos y vecinas de las Tres Olivos, es un error grave que influirá muy negativamente en este entorno.

Desde las asociaciones vecinales del distrito y a través de la Coordinadora Vecinal de Asociaciones Vecinales de Fuencarral el Pardo, seguimos requiriendo intervenciones que sean positivas para la reducción del uso del coche privado, garantizando un Transporte Público eficaz y rápido a la ciudad. El problema de movilidad del distrito y en los barrios de Fuencarral el Pardo, hacen una necesaria puesta en marcha de iniciativas de reforzamiento del Transporte de la EMT y Metro de Madrid, que permita a miles de usuarios utilizar este transporte en vez de el coche particular. Llevamos años pidiendo al ayuntamiento de Madrid y ADIF y parking disuasorios en la Estación de Cercanías de Fuencarral, con acceso mediante EMT, desde el barrio de Valverde, Montecarmelo y Las Tablas. Pero el ayuntamiento de Madrid y el Área dirigida por Borja Carabante , hace oídos sordos a estas peticiones desde hace muchos años.

El concejal del distrito Javier Ramírez, niega a los ciudadanos explicar el NO al parking de Tres Olivos.

EL AYUNTAMIENTO DE MADRID PROHÍBE A LOS VECINOS DE TRES OLIVOS INFORMAR
DE LA CONSTRUCCIÓN DE UN APARCAMIENTO DISUASORIO EN SU BARRIO

Los vecinos habían solicitado la ubicación de tres mesas informativas
esta semana para informar del nuevo aparcamiento disuasorio que el
Ayuntamiento tiene pensado construir en este barrio del distrito de
Fuencarral-El Pardo.

El Concejal Presidente, Javier Ramírez (PP), alega en su prohibición
que no hay interés general en una obra que supondrá un coste de 15
millones de euros a las arcas municipales.

El Ayuntamiento de Madrid, a través del
Concejal Presidente de Fuencarral-El Pardo, Javier Ramírez (PP), ha
prohibido a los vecinos y vecinas de Tres Olivos llevar a cabo la
instalación de varias mesas informativas para dar conocer los planes
municipales de construcción de un aparcamiento disuasorio en este
barrio del norte madrileño.

El proyecto de aparcamiento supondrá un coste de 15 millones de euros,
estará ubicado en una zona residencial, afectando a uno de los pocos
parques y zonas verdes con las cuenta el barrio de Tres Olivos, y
contará, en cuatro plantas bajo rasante, con 478 plazas de
estacionamiento.

Según los portavoces de los vecinos, estas mesas informativas habían
sido organizadas por la Plataforma Vecinal contra el Aparcamiento de
Tres Olivos, espacio que, desde hace pocas semanas, viene denunciando,
no solo la opacidad del Ayuntamiento respecto a este proyecto de
equipamiento (no se ha producido ningún tipo de información al
respecto), sino para evidenciar lo desmesurado del coste (14,8 millones
de euros), el enorme impacto ambiental que supondrá (afecta a una de
las pocas zonas verdes con las que cuenta el barrio, fomentando el uso
del coche) o la denuncia de que el proyecto no viene acompañado de
ninguna mejora en las infraestructuras viales existentes o en el
transporte público de la zona.

Fernando Mardones, presidente de la Asociación Vecinal Barrio de
Montecarmelo, ha señalado que “por supuesto, sí nos esperábamos esta denegación del Concejal Presidente. Ya lo hizo cuando nos prohibió realizar dos recogidas solidarias de alimentos para las familias más afectadas por la pandemia sanitaria, alegando que no iba a dejar que el barrio se convirtiera en una “Venezuela” con personas dando alimentos en la calle. Con todo, nuestro ánimo democrático, pacífico y propositivo nos va seguir empujando a informar a los vecinos y vecinas en aquello que más les afecta directamente. No pondremos las mesas, porque nosotros respetamos las normas, pero sí buscaremos otras vías democráticas para dar a conocer estos y otros planes del ayuntamiento de similar impacto”.

Por otro lado, Lorenzo Álvarez, presidente de la Asociación Vecinal de
Las Tablas añade que “el concejal alega en su denegación que no hay interés general en un proyecto de 15 millones de euros que, siendo un aparcamiento que mira a los municipios del norte, y no a la ciudad de Madrid, imputará el gasto a las arcas municipales. Además, la libertad para informar por parte de los vecinos en algo que realmente sí les afecta es, una vez más, cercenada por una actitud antidemocrática y fuera de toda justificación por parte del señor Javier Ramírez que, recordemos, fue también quien cerró la despensa solidaria de Las Tablas”.

Ambas asociaciones han anunciado que van a pedir por registro si la
agrupación del distrito del Partido Popular contaba con los permisos y
autorizaciones necesarias para la instalación de mesas informativas
sobre los indultos a los presos del Procés, que ubicaron estas
semanas pasadas en varios puntos del distrito.

Polémico concejal presidente

Javier Ramírez, concejal presidente de los distritos de Fuencarral-El
Pardo y Chamberí, ya cuenta con varias polémicas desde que, en 2019
fuera elegido en el cargo, por el alcalde, Martínez Almeida, para
responsabilizarse de los dos distritos. Además de las polémicas por el
conflicto que el ocio nocturno está teniendo en Chamberí, con
constantes denuncias por parte de su tejido vecinal, en Fuencarral-El
Pardo aprobó un gasto cercano a los 100.000 euros, en los momentos más
duros de la pandemia sanitaria, para contratar la instalación de varias
banderas de España en varios barrios del distrito, coste que,
actualmente está siendo investigado por presunto inflado en sus
precios. Además, en uno de los plenos del distrito donde se debatía
una proposición de apoyo al 8 de marzo (día de la mujer), comentó en
su oposición a ésta que “le gustaban más las femeninas que las
feministas”. Además, el concejal ya vivió una petición de
reprobación en el Pleno Municipal por parte del PSOE. Desahuciando a varias entidades sociales y vecinales de los distritos.